La Plutocracia wall street y los bolcheviques los Capitalistas del Comunismo



Download 3.03 Mb.
Page1/22
Date28.01.2017
Size3.03 Mb.
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   22
La Plutocracia

Antony Sutton

WALL STREET Y LOS
BOLCHEVIQUES




Los capitalistas del comunismo.

La financiación capitalista de la Revolución Bolchevique.

La Editorial Virtual

Buenos Aires - Junio 2007

La Plutocracia

 
WALL STREET Y LOS BOLCHEVIQUES


 


Los Capitalistas del Comunismo

 

Primera edición: 1974 - Edición Electrónica: 2007



INDICE

Introducción del Traductor

Prefacio
Capítulo 1:


Los actores sobre el escenario de la revolución.
Capítulo 2:
Trotsky deja Nueva York para completar la revolución.
Capítulo 3:
Lenin y la asistencia alemana en la revolución bolchevique
Capítulo 4:
Wall Street y la revolución mundial
Capítulo 5:
La misión de la Cruz Roja norteamericana en Rusia - 1917
Capítulo 6:
La consolidación y la exportación de la revolución
Capítulo 7:
Los bolcheviques regresan a Nueva York
Capítulo 8:
120 de Broadway, Ciudad de Nueva York
Capítulo 9:
La Guaranty Trust se va a Rusia.
Capítulo 10:
J.P.Morgan le da una pequeña ayuda al otro bando.
Capítulo 11:
La alianza de los banqueros con la revolución.
Apéndice 1
Directores de los principales bancos, firmas e instituciones mencionados en este libro.
Apéndice 2
La teoría de la conspiración judía en la revolución bolchevique.
Apéndice 3:
Documentos seleccionados de los archivos del gobierno de EE.UU. y Gran Bretaña.
Anexo:
El inicio de la revolución bolchevique y el primer régimen soviético en Rusia. (Por Mark Weber).







INTRODUCCIÓN DEL TRADUCTOR

 

La complejidad del tema

A las personas que han vivido los años de la Guerra Fría; que han pasado una gran parte de sus vidas preocupadas por la posibilidad de un holocausto nuclear, temiendo que algún demente de uno u otro lado de la Cortina de Hierro “apretara el botón”; a las personas que durante su niñez, su juventud y la mayor parte de su vida adulta no escucharon más que sesudos análisis y alarmantes comentarios sobre el enfrentamiento y las reiteradas crisis entre el capitalismo norteamericano y el comunismo ruso; a esas personas se les hará muy difícil imaginar que, detrás y por encima de toda esa pantalla de conflictos entre ideologías, políticas y estrategias, pudo existir una connivencia y hasta una colaboración extraordinariamente beneficiosa entre personas pertenecientes a los dos bandos supuestamente enfrentados a muerte.

Y, sin embargo, eso es lo que demuestran – sin lugar a duda alguna – los registros, los archivos y los documentos que están siendo liberados al público. En Rusia, después del colapso de la URSS, ha surgido toda una montaña de documentos y archivos que recién está comenzando a ser evaluada. Pero ya antes de ello, en los EE.UU. al vencerse los plazos que permiten el mantenimiento en secreto de los archivos oficiales del Estado, los documentos relacionados con hechos ocurridos a principios y a mediados del Siglo XX fueron siendo liberados al dominio público con lo cual – al menos en buena parte – pudieron ser consultados por historiadores, investigadores y académicos.

Lo que estos documentos revelan resulta asombroso para quienes siempre creyeron a pié firme en la seriedad del enfrentamiento entre el comunismo y el capitalismo; aunque, la verdad sea dicha, en buena medida no hacen sino confirmar la mayoría de las fundadas sospechas que muchos escépticos siempre tuvimos.  Las pruebas demuestran que la estructura tecnoindustrial de la Unión Soviética, y en especial su aparato industrial-militar, se construyeron en gran parte con dinero capitalista, con tecnología norteamericana y con know-how occidental. Grandes empresas capitalistas tuvieron no menos grandes inversiones en la URSS. Prácticamente dos de cada tres grandes empresas industriales soviéticas se construyeron con la ayuda de firmas capitalistas o con asistencia tecnológica capitalista {[1]}.




El Autor: Antony Sutton
¿Cómo se condice esto con la supuesta enemistad absoluta entre capitalismo y comunismo? En gran medida, este libro de Antony Sutton responde a esa pregunta – al menos en cuanto a los orígenes de la Revolución Bolchevique y su financiación inicial. Sobre los años siguientes, el mismo autor ha brindado abundante material adicional y probablemente su mejor trabajo en este sentido sea su The Best Enemy Money Can Buy (El Mejor Enemigo que el Dinero Puede Comprar) {[2]}, dónde demuestra fehacientemente la colaboración que el Estado soviético recibió de empresas capitalistas occidentales (y principalmente norteamericanas) en áreas tan sensitivas como las de la industria automotriz – incluyendo vehículos militares blindados –, las computadoras, la aeronáutica, la misilística, la industria naval, el petróleo y otras actividades.

Pero, sea como fuere, lo cierto es que todo comenzó en 1917 con la “Revolución de Octubre” que instauró el comunismo en Rusia. Y, realmente, explicar ese inicio no es fácil.

Por de pronto, se trata de una época muy complicada: varios países estaban en plena Primera Guerra Mundial que, iniciada en 1914, duraría hasta el 11 de Noviembre de 1918 con una participación norteamericana a partir del 6 de Abril de 1917. Además, la monarquía rusa se hallaba en pleno estado de descomposición política debido, en parte, a sus propias tensiones sociopolíticas internas y, en parte también, debido a las catástrofes militares que Rusia había sufrido en una guerra para la cual se hallaba pésimamente preparada; catástrofes que, por supuesto, a su vez retroalimentaban peligrosamente las tensiones existentes.

Por otra parte, también es muy complejo el mosaico político de la propia Rusia, con su fragmentación entre narodnikis, anarquistas, socialdemócratas, socialrevolucionarios, mencheviques, bolcheviques, bundistas judíos, liberales, monárquicos, republicanos moderados, conservadores y toda una serie de fragmentaciones y “líneas internas” adicionales. No es nada fácil orientarse en esta verdadera selva de grupúsculos, partidos, ideologías, tendencias y estrategias más o menos revolucionarias; cada una con su caballito de batalla propio, sus interpretaciones ideológicas o doctrinarias propias; cada una con sus intereses y sus objetivos particulares; y todos ellos con frecuencia violentamente enfrentados entre sí.

 

Las ideologías

En este libro se mencionan muchas personas y, por desgracia para el lector no muy interiorizado en el tema, Sutton presupone el conocimiento, al menos en líneas generales, de la biografía y del papel que estas personas desempeñaron. Por ello, para quienes no estén familiarizados con la Historia de principios del Siglo XX, quizás no esté de más intentar una breve reseña de los personajes principales.

Además, estas personas se hallaban imbuidas de ideologías y doctrinas cuya reseña también se hace necesaria porque de otro modo su comportamiento, sobre todo para la generación posterior a la caída del Muro de Berlín en Noviembre de 1989, se hace difícilmente comprensible. 

Queda sobreentendido que estas reseñas han de ser, por fuerza, muy sintéticas y resumidas. A quienes deseen profundizar el tema, los invitamos a consultar la abundante literatura especializada que existe sobre el período considerado.

* * * * * * * * * * * *

Las ideologías operantes a principios del Siglo XX son el producto del desarrollo intelectual y cultural que surgió por la confluencia de, al menos, dos procesos históricos principales: la Revolución Francesa y la Revolución Industrial.






La Revolución Francesa de 1789
Los hechos de París de 1789 y sus posteriores secuelas, con su lema de “Libertad, Igualdad y Fraternidad” constituyeron el punto de partida para el debilitamiento político y el desprestigio intelectual y cultural del sistema monárquico que venía gobernando a Europa y a gran parte del mundo entero desde hacía siglos.  Por el otro lado, el invento de la máquina de vapor primero, su implementación en la producción industrial después, y la generalización del conocimiento científico traducido en tecnología, generaron un sistema de producción industrial, a una escala nunca vista hasta ese entonces, en dónde las máquinas y las instalaciones industriales primaban en costos e importancia por sobre las personas destinadas a atenderlas.

De este modo, la sociedad europea se fue desgarrando poco a poco por la influencia de dos fuerzas contrapuestas: mientras por un lado en el ámbito político la tendencia era hacia regímenes de mayor flexibilidad y libertad individual, por el otro lado, en el ámbito social y económico, se instalaban condiciones de explotación y opresión, con los dueños de los medios de producción (las máquinas y las instalaciones) tratando de obtener el mayor beneficio posible exprimiendo a una masa de trabajadores poco menos que sojuzgados.

Con el correr del tiempo esta contraposición cristalizó en dos propuestas básicamente diferentes. Por un lado, los partidarios del llamado liberalismo propugnaron – dentro del marco de una visión que priorizaba la libertad individual – dejar que las llamadas “reglas del mercado” se encargasen de establecer – o restablecer – los equilibrios necesarios. Y como la libertad individual, por supuesto, convenía a los dueños de los medios de producción, – es decir: a los dueños del capital – el liberalismo como ideología política, en términos generales,  quedó asociado al capitalismo como sistema económico.

Naturalmente el sistema de explotación de la mano de obra – en algunos casos realmente feroz y, en otros, bastante exagerado por la mitología política – no dejó de generar sus consecuencias. Una de ellas fue el socialismo. Mientras que los liberales ponían el énfasis en el concepto de la libertad individual – subrayando el ingrediente de “Libertad” del lema de la Revolución Francesa – los socialistas subrayaron el concepto de la “Igualdad” incluido en el mismo lema. Los trabajadores comenzaron a organizarse en sindicatos, se instituyó la huelga como herramienta de presión para lograr mejores condiciones de trabajo pero bastante pronto quedó en claro, al menos para los líderes socialistas más lúcidos, que el arrancarle algunas concesiones al sistema capitalista no cambiaba en esencia absolutamente nada del sistema en si mismo. Se podían obtener jornadas de menos horas de trabajo, ambientes de trabajo menos insalubres, prohibir el trabajo infantil, lograr más días de descanso y otras “conquistas”. Pero, en lo esencial, el sistema capitalista seguía funcionando sobre la base de egoísmos individuales puestos muchas veces por sobre el interés general y, naturalmente, los egoísmos de los poderosos inevitablemente prevalecerían siempre por sobre los egoísmos de los menos poderosos. Había, pues, esquemáticamente hablando, al menos dos “clases” sociales extremas – la de los trabajadores, o “proletarios”, y la de los capitalistas o “burgueses” – irreconciliablemente enfrentadas en el terreno socioeconómico. Con el agravante de que la burguesía detentaba, ya sea el poder político en forma directa, o bien podía influir sobre el poder político mediante su dinero y su poderío económico.







Carlos Marx
Hacia mediados del Siglo XIX, Carlos Marx elaboró una teoría del socialismo que luego sería apta para ser orientada principal y precisamente a la conquista del poder político. Según Marx, y simplificando su pensamiento en forma quizás extrema, el conflicto entre la clase proletaria y la clase burguesa no tendría solución posible. Sólo podría ser superada, dialécticamente, mediante una “síntesis” superior. Esta síntesis, ideada como un socialismo llevado hasta sus últimas consecuencias – sin propiedad privada de los medios de producción y hasta sin Estado como superestructura social – terminó recibiendo el nombre de comunismo.

El planteo teórico de Marx necesitaba, sin embargo, de una herramienta política eficaz y de una estrategia de lucha que posibilitara la conquista del poder burgués. El hombre que concibió esa herramienta y esa estrategia bajo la forma de un partido político revolucionario, compuesto por militantes profesionales completamente dedicados a la lucha, fue Lenin.

 

La Primera Guerra Mundial

Hacia principios del Siglo XX la situación política europea comenzó a volverse altamente inestable. La chispa que encendió el polvorín se produjo el 28 de junio de 1914, cuando el archiduque Francisco Fernando, heredero del trono austro-húngaro, fue asesinado a tiros en la ciudad de Sarajevo por el joven Gavrilo Princip quien, con casi completa seguridad, había sido motorizado por intereses paneslávicos serbios.

Aunque la investigación oficial realizada por agentes austríacos no encontró pruebas directas de la complicidad del gobierno serbio, el ministro del Exterior de Austria-Hungría, conde von Berchtold, mantuvo una postura rígida y severa por la que se exigían duras sanciones contra Serbia.

El 23 de julio de 1914 Austria-Hungría envió un ultimátum a Serbia y siete días más tarde le declaró la guerra. Alemania se alineó del lado de Austria-Hungría y Rusia del lado de Serbia.  Con el correr del tiempo el conflicto se convirtió en mundial.

La Primera Guerra Mundial (1914-1918) tuvo por principal escenario el continente europeo. Fue una conflagración de tipo político, económico y militar, que dividió a las naciones intervinientes en dos bandos:

Las Potencias Centrales integradas por Alemania, Austria-Hungría, Bulgaria y Turquía,

Las Potencias Aliadas formadas principalmente por Gran Bretaña, Francia, Rusia e Italia, además de Portugal, Bélgica, Serbia, Grecia y Rumania. Con el agregado de los Estados Unidos, oficialmente a partir de Abril de 1917.

Los neutrales fueron: España, Holanda, Suiza, Dinamarca, Suecia y Noruega.

Para 1917, las Potencias Centrales, a pesar de enormes pérdidas en materiales y en vidas humanas, tenían una posición territorial ventajosa: se hallaban ocupando buena parte de Bélgica, el Nordeste de Italia, Serbia y gran parte de Rumania, además de Polonia y Lituania. Las únicas pérdidas territoriales las experimentó Turquía en Palestina, Mesopotamia y Armenia. Rusia había sido prácticamente derrotada en el terreno militar y se hallaba en una situación muy inestable, con la amenaza de caer en la anarquía interna – situación que, al final, se produjo con el estallido de una Revolución que derrocó a la monarquía gobernante.




Mapa de la Primera Guerra Mundial
1. Alemania y Potencias Centrales — 2. Conquistas de las Potencias Centrales — 3. Potencias Aliadas — 4. Línea de los frentes en 1917 — 5. Líneas del bloqueo submarino alemán.

Sin embargo, a pesar de esos éxitos relativos, los Aliados demostraron tener, a la larga, una mayor capacidad de resistencia. Después de superar en gran medida el bloqueo submarino alemán los Aliados recibieron el apoyo de los Estados Unidos y terminaron imponiéndose a las Potencias Centrales, finalizando la guerra en Noviembre de 1918.

En este muy breve resumen de la Primera Guerra Mundial, lo que hay que retener para poner el libro de Sutton en contexto es que, en 1917, para los Aliados era de vital interés mantener al maltrecho y prácticamente vencido ejército ruso en la guerra a fin de que no se liberaran las tropas alemanas concentradas en el frente oriental. En contrapartida, al Alto Mando alemán le interesaba, lógicamente, lo opuesto: una pronta rendición de Rusia le daría un frente oriental tranquilo, con lo que las tropas podrían ser trasladadas al frente occidental en dónde se las necesitaba desesperadamente.

Este cuadro de situación explica en buena medida por qué el gobierno imperial alemán organizó el traslado de un revolucionario como Lenin – que en 1917 se hallaba exilado en Suiza junto con otros emigrados rusos – hacia Rusia y explica también el interés de los alemanes en apoyar hasta cierto punto la revolución rusa: mientras más desorden hubiese en Rusia, mientras más debilitada estuviese Rusia en virtud de su anarquía interna, menos tropas alemanas habría que enviar al frente para controlarla. Y además, como Sutton muy bien lo señala, quienes pensaban hacia adelante no podían tampoco dejar de considerar las oportunidades que, después de la guerra, brindaría el enorme mercado potencial ruso.

El cálculo alemán de impulsar el envío de Lenin – y probablemente también de Trotsky – a Rusia falló porque los personajes alemanes involucrados no supieron prever las consecuencias a largo plazo de su plan y, posiblemente, tampoco conocían la vastedad y la complejidad de los contactos con los cuales contaban los revolucionarios. Por una parte, los alemanes concibieron a Lenin, Trotsky y a los demás como revolucionarios rusos cuando en realidad eran – Trotsky sobre todo – revolucionarios internacionales, absolutamente persuadidos de que, para el proletariado, no debían existir ni países ni fronteras. La primer intención de la revolución bolchevique fue intentar una revolución a nivel mundial o, al menos, intentarla en todos aquellos países que tuviesen una economía capitalista desarrollada y un proletariado con “conciencia de clase”; algo que en Rusia se daba sólo de un modo muy relativo.

La vocación internacionalista de los bolcheviques que en 1917 llegaron al poder en Rusia está bastante bien demostrada por la serie de sublevaciones, revueltas y revoluciones comunistas que se sucedieron en Alemania, Hungría y varios otros países después de terminada la guerra y que, en todos los casos, contaron con el decidido apoyo – y a veces hasta la instigación – de los comunistas rusos. Si bien todos estos intentos fracasaron o duraron muy poco, es de destacar que lo de la URSS como “patria del comunismo” y la tesis de la “revolución en un sólo país” vino bastante después, de la mano de Stalin y en abierta contradicción con la estrategia de Lenin y, sobre todo, con la de Trotsky.

Por otra parte, los alemanes no contaron tampoco con la posibilidad de que los capitalistas Aliados – por motivos diferentes – podían muy bien sumarse al juego. Así como los revolucionarios comunistas concebían al proletariado desde una óptica internacional, los magnates capitalistas tenían la misma concepción internacional de los mercados para cuya explotación los países, las naciones y las fronteras representaban un incómodo impedimento. Por ello, no es de extrañar que, tanto los capitalistas de las Potencias Centrales como los de las Aliadas considerasen a Rusia simplemente como un enorme mercado. Y del lado de los Aliados nadie estaba, para nada, entusiasmado con la idea de dejar que los alemanes, después de la guerra, explotasen ese gran mercado en provecho propio, sin competencia alguna. De modo que, si los alemanes habían impulsado a los revolucionarios rusos con la idea de debilitar a Rusia para sacarla de la guerra, los capitalistas – en especial los norteamericanos – no estaban para nada dispuestos a dejar que los alemanes se manejaran solos y, consecuentemente, apoyaron también a la revolución rusa con miras a quedarse con, o por lo menos participar del, mercado que Rusia representaba. Varios de los documentos aportados por Sutton demuestran esto de una manera palmaria.

 

La Revolución Rusa

Para entender varios de los acontecimientos a los que se hace referencia en el libro de Sutton es casi indispensable tener aunque más no sea una somera idea de los hechos ocurridos en Rusia hacia fines del Siglo XIX y principios del XX.

En términos muy generales, lo principal a tener en cuenta es que la monarquía zarista (en Rusia, al monarca se lo denominaba “Zar”), ya bastante debilitada por su fracaso en la guerra ruso-japonesa de 1904/1905, no pudo resistir el fracaso adicional de sus fuerzas en la Primera Guerra Mundial de 1914/1918 que produjo un estado de verdadero caos, anarquía y efervescencia revolucionaria en el país.




El Zar Nicolás II
En 1917 el zar Nicolás II, que ya había sufrido fuertes presiones liberales para convertir a la monarquía absoluta rusa en una monarquía parlamentaria, se vio obligado a abdicar. Además de la catástrofe de la guerra, hay que tener en cuenta que su prestigio ya se hallaba seriamente disminuido también por la presencia del famoso monje libertino Rasputin quien ejercía una gran influencia sobre la esposa de Nicolás II y, a través de ella, sobre la familia imperial. Aparentemente Rasputin tenía algún poder para controlar la hemofilia que padecía el hijo y heredero del trono de Nicolás II – además de que, quizás debido a ello, también había probablemente conseguido convertirse en amante de la emperatriz. O, por lo menos, eso es lo que se decía por la época en toda Rusia.

Después de la abdicación, el primer “Gobierno Provisional” que intentó sustituir a Nicolás II – con el liberal príncipe Lvov como Primer Ministro – tampoco tuvo mayor éxito y Lvov terminó reemplazado por el socialista Alexander Kerensky. Éste, a su vez, también resultó desbordado por los acontecimientos y, finalmente, los bolcheviques – por medio de un audaz golpe de Estado en Petrogrado (San Petersburgo) – accedieron al poder con Lenin y Trotsky como dirigentes principales.






Alexander Kerensy
Otra cosa que requiere un pequeño comentario es la palabra rusa “Soviet”. Significa “Consejo” o quizás más bien “Asamblea”. Originalmente, hacia fines de la era zarista, fue una asamblea deliberativa de obreros, constituida a nivel local, para la resolución de los conflictos en el lugar de trabajo. Con el tiempo los marxistas rusos organizaron y utilizaron esta asambleas como herramienta de lucha y terminaron extendiendo su composición a soldados y campesinos aunque la dirección y el liderazgo se mantuvo casi siempre en manos de militantes intelectuales de alguna facción política.  La conocida consigna de “Todo el Poder a los Soviets”, enarbolada por los bolcheviques durante la Revolución, fue una forma de utilizar estas asambleas como herramienta contra la autoridad del Gobierno Provisional que siguió a la caída del zar.

Como guía orientadora, se incluyen aquí dos cronologías muy resumidas de los principales acontecimientos.



 



Share with your friends:
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   22


The database is protected by copyright ©dentisty.org 2019
send message

    Main page